Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Spanish
English
Spanish
English
SWITHUN! Un santo, tres Furias y mil milagros...
  volver a home > Programación > Dialogos Ensemble > Notas al programa  

Notas al programa

Dialogos Ensemble

Swithun!

sábado, 01 de abril de 2017, 22:30
San Cipriano     15,00 €

¡SWITHUN!
Un santo, tres Furias y mil milagros en Winchester en el año 1000

En el origen de este programa se halla uno de los repertorios favoritos del conjunto Dialogos —las primeras polifonías medievales procedentes de Winchester—. Nuestra colaboración con la principal especialista internacional de dichos repertorios, la profesora Susan Rankin, de la universidad de Cambridge, se integra en nuestro trabajo sobre las primeras polifonías de la Edad Media: tras el programa Abbo Abbas, creado en 2004, nuestra atención se dirige ahora a los repertorios polifónicos tomados del famoso Tropario de Winchester (comienzos del siglo XI), una de las primeras recopilaciones de polifonías litúrgicas anotadas en Occidente.

El presente programa se ha organizado en torno a dos personajes: san Swithun (Suituno), cuyo culto y milagros han dejado una huella en la historia de Winchester, y Wulfstan, el chantre de la catedral de Winchester en el año 1000.

 

SWITHUN, EL SANTO SUPERMÁN

El culto a san Swithun comienza con el estallido de un trueno el 15 de julio del 971, cuando Aethelwold, obispo de Winchester, traslada las reliquias del santo al interior de la iglesia del monasterio viejo (Old Minster), donde celebra una grandiosa ceremonia. Poco después, Aethelwold ordena reconstruir Old Minster en torno a la tumba del santo. Comienza así una gran vorágine que transforma a este santo local en una especie de supermán anglosajón medieval. Se escriben múltiples versiones de su vida; un gran número de milagros ocurridos sobre la tumba del santo aseguran la “publicidad” de sus reliquias; y personas que han sido objeto de esos milagros ofrecen dones generosos (mientras que los peregrinos tacaños afectados por las enfermedades más graves son sanados en cuanto se abren sus bolsas...).

 

WULFSTAN Y AELFRIC

Wulfstan, el chantre de Winchester de finales del siglo X, emprende la composición en verso de la vida de san Swithun: su suntuosa Narratio metrica de Sancto Swithuno es el poema anglolatino más extenso anterior a la conquista normanda, destinado a un círculo de amantes de poesía selecta. Su dominio del hexámetro virgiliano nos muestra a uno de los poetas más diestros de su época. El texto se ha conservado sin notación musical.

Para nuestro programa he seleccionado, por tanto, pasajes de la Narratio a fin de crear una trama. El Milagro de las tres Furias fue lo que captó mi atención. Las tres Furias se presentan bajo la apariencia de tres mujeres aterradoras, desnudas y vulgares que atacan a un pobre hombre, quien, con solo verlas, pierde la movilidad de sus extremidades. Nuestro hombre llega a las puertas de Winchester, donde se encuentra con una persona vestida de blanco que le aconseja acudir al sepulcro milagroso de Old Minster. Pasa allí tres noches en duermevela y, en una visión mística (o durante el sueño...), se encuentra de nuevo con la persona de blanco, que le revela finalmente su identidad: es el propio san Swithun. El pobre hombre vuelve a dormirse. Un gran terremoto sacude entonces el sepulcro y la iglesia entera. Un ser sobrehumano toma a aquel hombre entre sus manos y le quita una sandalia que nadie logró encontrar. El hombre se quedó como una Cenicienta: sin calzado, pero curado milagrosamente...

Para situar este milagro en su contexto histórico y geográfico aparecen en nuestro programa algunos breves pasajes de otro texto (conservado así mismo sin notación musical). Se trata de otra biografía de san Swithun, en este caso en anglosajón, escrita por Aelfric, un intelectual del círculo del obispo Aethelwold de Winchester en el año 1000. El propósito de Aelfric no fue crear un texto destinado a los monjes o a los eruditos. Su vida de san Swithun es concisa y clara; estaba destinada a la edificación de los laicos.

 

EL TROPARIO DE WINCHESTER

En consonancia con aquellas grandes mentes, el canto litúrgico se caracterizó igualmente por su densidad y suntuosidad. Los cantores de Winchester cultivaron una práctica musical particular, descrita por Thierry, monje de Fleury, en torno al año 1000. Al hablar de los responsos nocturnos, dice que eran cantados “[...] por tres hermanos con alba y capa pluvial en lo alto de unas gradas. Dos de ellos, en calidad de alumnos, se limitan al canto ordinario, mientras que los otros dos, por su condición de maestros, se colocan detrás y hacen el acompañamiento; reciben el nombre de organistas”.

El Tropario de Winchester conserva un gran número de piezas a dos voces que dan fe de esa tradición polifónica. Fue copiado en las primeras décadas del siglo XI. Forma parte de los numerosos testimonios de estas primeras polifonías occidentales y contiene una serie de melodías en honor de san Swithun, en especial una historia compuesta por cantos para las festividades de los confesores, pero también algunas piezas que mencionan a san Swithun. Este repertorio ha constituido el núcleo de nuestro programa al crear un relato continuo entre los pasajes de la vida del santo y esas piezas polifónicas.

La notación de los cantos del Tropario de Winchester se realizó mediante un sistema complejo de neumas sin pauta, lo cual da pie a varias interpretaciones y no a una sola. Estas preciosas polifonías podrían haberse visto condenadas al silencio y el olvido, dada la imposibilidad de ofrecer una lectura única en transcripción moderna. Así pues, el resultado de la búsqueda de su sonoridad solo puede lograrse mediante una reconstitución hipotética con la ayuda de tratados teóricos medievales (la Musica enchiriadis, el Micrologus de Guido de Arezzo). Pero la ambigüedad de los trazos escritos es, precisamente, lo que nos incita a dedicarnos a ese repertorio: en el presente programa, Dialogos propone una creación musical en la que las músicas del Tropario de Winchester (transcritas por Susan Rankin) dialogan con creaciones musicales e improvisaciones (propuestas por Katarina Livljani) sobre los textos que relatan los milagros, escritos por Wulfstan y Aelfric. Estas creaciones nuevas evocan los estilos que los chantres medievales de Winchester habrían podido escuchar en su abadía, y abren a veces, al mismo tiempo, de manera discreta algunas ventanas hacia un nuevo lenguaje musical.

Katarina Livljanic

 

compartir
Compartir Facebook
Compartir Twitter
Compartir Google+
Compartir Linkedin