filósofo alemán Walter Benjamin

Nueva experiencia para conocer las conexiones catalanas del filósofo alemán Walter Benjamin

El filósofo judío alemán Walter Benjamin murió en Cataluña en agosto de 1940 después de huir del horror nazi durante casi una década.

Su vida terminó en Portbou, una ciudad costera de la Costa Brava, fronteriza con Francia. El pueblo era entonces un centro aduanero y animado porque la gente que quería viajar a Francia tenía que cambiar de tren debido a los diferentes anchos de vía, y algunos de ellos visitaron Portbou mientras tanto.

No fue casualidad que muriera allí durante la Segunda Guerra Mundial, ya que durante su estancia en Francia consiguió un visado para viajar a los Estados Unidos, y sus planes incluían cruzar la frontera, atravesar España -que había caído en manos del fascismo un año antes y estaba bajo la dictadura de Francisco Franco, un buen aliado de Hitler- y llegar a Portugal, para poder navegar hacia una nueva vida más allá del Océano Atlántico.

Último día de la vida de Walter Benjamin

Una vez en Portbou, el 25 de septiembre, a Benjamin y sus compañeros les dijeron que la policía española había cancelado todos los visados de tránsito y que serían deportados a las cárceles francesas al día siguiente.

La mañana siguiente, fue encontrado muerto en la casa de huéspedes del ‘Hotel de Francia’, en Portbou – ahora una casa privada. Aunque la versión oficial es que se suicidó con una sobredosis de pastillas de morfina, esto siempre ha estado en duda, sobre todo teniendo en cuenta que el propietario del hotel parecía tener una buena relación con la Gestapo.

En este contexto, se ha puesto en marcha una nueva experiencia para potenciar el turismo de Portbou, ya que el hecho de ser una ciudad fronteriza ya no es motivo para detenerse, sobre todo después de la entrada en vigor del tratado de Schengen.

Una sala de fuga de 24 horas

El músico y ex concejal de Berga, Francesc ‘Titot’ Ribera, está montando una ‘ciudad de la evasión’, una experiencia parecida a una sala de fuga pero que dura casi 24 horas e incluye alojamiento, cena y desayuno.

El juego está ambientado en 1940 y el objetivo es escapar de Portbou y ayudar a Walter Benjamin a hacerlo, en medio de los franquistas y los nazis.

El precio, incluyendo la comida y el alojamiento, oscila entre 145 y 190 euros por persona, y los grupos deben ser de entre 2 y 6 personas.

Conocer Portbou en 24 horas y recrear parte de las últimas 24 horas de vida de Walter Benjamin son los objetivos de la ‘ciudad de la evasión’ Portbou1940.

Dejar un comentario